Archivo de la etiqueta: Los personajes

Un añito de John Watson y el joven detective

Los momentazos; las imágenes y sentimientos que más me han marcado y emocionado a lo largo de los primeros doce meses de John Watson y el joven detective; las presentaciones, vuestros comentarios, vuestra compañía…

Más de 60 fotos, menos de tres minutos… ¡y todo un año lleno de aventuras!

Difícil ha sido, os lo aseguro, seleccionar las fotos; y más difícil todavía será olvidar todos esos momentos.

 

El misterioso nombre de Weirdo.

ATENCIÓN: ESTA ENTRADA CONTIENE  SPOILERS.

Si todavía no has devorado John Watson y el joven detective, tal vez prefieras no seguir leyendo este post… por ahora 😉

En ese caso, puedes ir al inicio del blog y leer cualquier otro artículo que te apetezca!

Weirdo y John recreados con FaceQ, por Cristina y una servidora. Julio 2015
Weirdo y John recreados con FaceQ, por Cristina y una servidora.
Julio 2015

Dicho esto, vamos allá.

Una de las preguntas que últimamente más me habéis formulado los lectores ha sido cómo se me ocurrió el nombre de nuestro joven detective. No el apodo, Weirdo, sino el nombre: Ignatius Sidney Bell. Muchos ya habéis sospechado que no se trata de una elección casual, y habéis dado en el clavo. Pero ¿por qué ese nombre?

Hoy os desvelo el misterio, aunque quizás los más holmesianos hayan descifrado parte del enigma tan solo con mirar esta imagen…

El misterioso nombre de Weirdo. Fuente imágenes originales: wikipedia.org
El misterioso nombre de Weirdo.
Fuente imágenes originales: wikipedia.org

Sin embargo, incluso en tal caso, no todo quedaría resuelto 😉

Veréis, cuando empecé a escribir El misterio de los niños desaparecidos, no tenía muy claro cómo acabar de perfilar algunos aspectos de Weirdo. Por ejemplo, si sus orígenes serían sumamente humildes, como huérfano en las calles del Londres victoriano, o si, por el contrario, procedería de una familia acomodada. De hecho, el propio John no descubre la realidad sobre su amigo hasta casi el final de la historia.

No obstante, a medida que avanzaba en el relato, y el personaje iba mostrando su verdadera identidad, veía con mayor claridad que tendría que decidirme por la segunda opción y, por lo tanto, que necesitaría un verdadero nombre. Evidentemente, no podía elegir uno cualquiera; el  nombre de Weirdo tenía que constituir en sí mismo un tributo a las historias de Sherlock Holmes, a su autor y a su creación, puesto que éstas habían sido mi fuente de inspiración.

Dio la casualidad de que en aquel momento estaba leyendo un librito muy chulo que mi hermana me había traído de Londres: The World of Sherlock Holmes, publicado por Pitkin Guides. Y ahí fue donde encontré los ingredientes necesarios para formar el nombre de Weirdo, en tres de los personajes más importantes de la historia del Gran Detective.

Mi ejemplar de The World of Sherlock Holmes.
Mi ejemplar de The World of Sherlock Holmes.

No podía faltar, en primer lugar por supuesto, el creador del Gran Detective: Sir Arthur Ignatius Conan Doyle, más conocido como Arthur Conan Doyle. Desde el principio deseché la opción de Arthur, que me parecía demasiado obvia. Conan me atraía mucho porque tiene un puntillo así… “diferente”; pero, claro, me recordaba al Detective Conan. En cambio, Ignatius era ideal: tenía ese aire respetable y serio… era justamente el nombre que  unos distinguidos padres de la Inglaterra del siglo XIX pondrían a su hijo.

Sir Arrthur Ignatius Conan Doyle. Fuente: wikipedia.org
Sir Arrthur Ignatius Conan Doyle.
Fuente: wikipedia.org

Evidentemente, como buen inglés, Weirdo necesitaba un segundo nombre. Éste debería ser un poco más atrevido, incluso con algún toque que evocara cierto exotismo. Porque, por muy circunspectos y adustos que fueran sus padres, nuestro protagonista tenía que haber sacado de algún sitio ese ramalazo rebelde y aventurero.

Con esta idea en mente, y después de haber leído lo suficiente sobre la historia de Sherlock Holmes, no me costó nada decidirme por Sidney, en honor al genial ilustrador de las primeras publicaciones de los relatos Holmesianos: Sidney Paget.

Sidney Edward Paget. Fuente: wikipedia.org
Sidney Edward Paget.
Fuente: wikipedia.org
Una de las ilustraciones más emblemáticas de los relatos de Sherlock Holmes, por Sidney Paget. Fuente: wikipedia.org
Una de las ilustraciones más emblemáticas de los relatos de Sherlock Holmes, por Sidney Paget.
Fuente: wikipedia.org

(Por cierto, hablando de ilustradores, permitidme que haga un paréntesis para mencionar una vez más a mi querido amigo José Luis Gutiérrez, que tan bien supo captar la esencia de Weirdo y John, y plasmarla en las ilustraciones de la portada y del interior de John Watson y el joven detective. De nuevo, ¡gracias!)

Y ya sólo nos queda el apellido de Weirdo: Bell. Un apellido conciso y austero, perfecto para la familia de nuestro joven aventurero y que, además, perteneció a una persona también influyente en la creación de Holmes. Estoy hablando del doctor Joseph Bell, médico y profesor de la Universidad de Edimburgo, en cuyos métodos deductivos, aplicados a la medicina forense, se inspiró Doyle al definir algunas características su inmortal personaje.

Doctor Joseph Bell. Fuente: wikipedia.org
Doctor Joseph Bell.
Fuente: wikipedia.org

Y con esto, amigos míos, queda revelado el misterio 😉

¡Hasta la próxima! 😀