Archivo de la etiqueta: Librerías

Bona nit, Girafa Negra

Tot just deu fer unes poques hores que la Llibreria Girafa Negra ha tancat les seves portes.

La primera vegada que hi vaig entrar em vaig dir a mi mateixa que aquella gent, els amos de la botiga, eren uns herois. Muntar una llibreria infantil i juvenil amb els temps que corren!

Entrada de la Girafa Negra pocos días antes de su cierre.
Por: Pilar M. Esteras Casanova

Però allà hi eren, i allà hi han estat durant tres anys! Tres anys  repartint il·lusió, diversió, entreteniment i… somnis! Tres anys durant els quals han contribuït a que els més peques, els jovenets i els que ja no ho som tant de cos, però sí d’ànima, gaudíssim la vida una mica més.

Per part meva, sempre tindré l’orgull d’haver-hi presentat el nostre estimat John Watson y el joven detective i de que el llibre hagi estat als seus prestatges.

John Watson y el joven detective en la Llibreria Girafa Negra.
29 abril 2016

En fi, em podria enrotllar com una persiana, però no cal. Senzillament, us deixo amb un conte que se’m va acudir mentre tornava a casa després d’assabentar-me de la trista notícia, basat en les entranyables il·lustracions que Daniel González Codes va crear per a la Girafa Negra i en la història de la llibreria.

Logo de La Girafa Negra
Ilustración de Daniel González Codes.

Hi havia una vegada un món gris i avorrit on tothom estava sempre trist i de mal humor. Fins i tot les nenes i els nens s’hi pansien com figues seques mentre els dies passaven l’un rere l’altre sense cap al·licient.

I sabeu per què? Doncs perquè havien perdut la capacitat de somniar, d’imaginar, d’il·lusionar-se… Tots els habitants d’aquell món patien sense saber-ho el que, anys després, els experts anomenarien la Malaltia del Buit.

Bé, de fet, no tots.

Hi havia una nena que, per algun estrany motiu, sí que podia somniar. Es deia Turquesa pel color dels seus ulls, que eren com l’aigua cristal·lina de les muntanyes, i no només era capaç de somniar, sinó que es passava la vida intentant que la resta de gent també pogués.

-Mira, mare -deia, tota il·lusionada-, mira quina ciutat he dibuixat: té tots els colors de l’arc de Sant Martí. No t’agradaria que la nostra ciutat fos així? Podríem començar pintant casa nostra de colors!

Però la mare només aconseguia esbossar un trist somriure que feia que la Turquesa es quedés una mica decebuda.

Tanmateix, la nena continuava provant sort amb qualsevol que se li posés pel davant. De fet, insistia tant en imaginar, pintar, somniar i jugar, i això la feia tan diferent dels altres, que van arribar a dur-la a un munt de metges perquè es pensaven que era ella qui tenia alguna mena de malaltia que li afectava al cap.

Els pares, els metges, els mestres… Tothom volia ajudar la Turquesa a ser com la resta de persones del seu món; volien que fos el que creien que era normal. I la millor idea que se’ls va acudir per a aconseguir-ho va ser prendre-li les pintures i els llapis. D’aquesta manera, en no poder ensenyar a ningú els seus somnis, potser deixaria de somniar.

Però, com haurien dit els grans, la Turquesa no tenia remei: se les empescava totes.

Un dia, mentre esperava que una castanyera li vengués un cucurutxo de castanyes calentes, se li va acudir una idea. Ràpidament, va demanar si li podia donar un tros de carbó. A la dona li va estranyar la pregunta, però com que no tenia ànims per sentir massa curiositat, igual que li passava a tothom, li va donar sense més i la nena se’l va guardar a la butxaca.

De seguida que va arribar a casa, la Turquesa va córrer cap a la seva habitació i es va treure de la butxaca el tros de carbó. Se’l va mirar i, somrient, va dir:

-Ja tinc llapis. Ara només em cal un lloc per pintar.

Va mirar al seu voltant i aviat va trobar el lloc ideal. Sense perdre temps, va agafar la seva lot, es va ficar sota el llit i va il·luminar la part de paret que, allà amagada, seria una pissarra ideal: una superfície blanca, llisa, allargada i, el més important, oculta a la vista de tothom. Però, què hi podria pintar, que fos negre com el carbó i tan alt com un Sant Pau?

-Ja ho sé! Una girafa! Una girafa negra!

Immediatament, els seus dits van començar a fer lliscar el tros de carbó sobre el guix nu de la paret i, a poc a poc, com si estigués fent màgia, els traços inconnexos es van anar convertint en un esbós, i l’esbós en una silueta, i la silueta en un veritable dibuix, i el dibuix en un ésser que a la Turquesa li va semblar quasi bé dotat de vida.

-La Girafa Negra -va dir mentre la contemplava. La meva Girafa Negra. A tu sí que et podré explicar les meves històries i els meus somnis, oi que sí? I m’ajudaràs d’alguna manera a que la gent sigui capaç somniar!

De sobte, mentre la nena acabava de pronunciar aquelles paraules, va sentir la veu de la mare cridant-la des del menjador. La Turquesa va girar el cap, espantada per si de cas la mare anava cap a l’habitació, i va cridar “Ja vinc!”. Però, just mentre es girava, li va semblar veure de cua d’ull una cosa molt estranya: que la girafa li feia que sí amb el cap i li feia l’ullet. La nena, mig emocionada, mig espantada, va tornar a mirar la girafa un instant, però aquesta no es va moure.

-Serà veritat que tinc massa imaginació? -va preguntar-se, pensativa. I tot seguit va sortir del seu amagatall i va anar al lavabo a rentar-se les mans abans que la mare veiés que les duia brutes de carbó.

Al capvespre, després de fer els deures, sopar i rentar-se les dents, la Turquesa va fer un petó de bona nit als pares i es va tancar a la seva habitació. Es va ficar sota el llit amb la lot i, tot d’una, es va quedar astorada. La Girafa Negra havia desaparegut!

-No pot ser! -va exclamar, tocant la paret que tornava a ser blanca com el paper-. Jo l’he dibuixat! Qui l’ha esborrat?

-Que potser estàs parlant de mi? -va preguntar de cop i volta una veu profunda i suau, des de darrera seu-. No et pensaries pas que m’hi estaria tota l’eternitat, en aquesta paret, oi?

La Turquesa va fer un bot i es va donar un cop al cap amb el somier del llit, però tant se li’n va fer, el nyanyo.

-Què?! -va exclamar mentre es girava ràpidament, espantada i alhora emocionada.

Però, en veure el que va veure, va fer un somriure d’orella a orella i els ulls se li van il·luminar com dos estels.

-Ets… tu! -va dir, encara meravellada, quan va veure aquell ésser fantàstic que semblava una ombra que hagués cobrat vida, i que la mirava des de fora de l’amagatall.

-Sí, sóc jo, la teva Girafa Negra. I sóc exactament el que tu has dibuixat: algú a qui explicar les teves històries.

La Turquesa va sortir de sota el llit, va acaronar emocionada el llarg coll de la Girafa i, sense poder evitar-ho, es va posar a saltar i ballar per tota l’habitació mentre parlava sense parar:

-Visca!! Visca!! Sabia que era veritat! Sabia que els somnis es poden realitzar!! Tota la vida he somniat amb algú com tu, i ara ja ets aquí!!

I aquella nit, la Turquesa es va quedar adormida acaronant la Girafa Negra, que era tan suau que semblava que es desfés entre els dits en tocar-la. Però, abans d’adormir-se, li va explicar el seu primer conte, una història preciosa que ella mateixa havia inventat. I, a la nit següent, li’n va explicar un altre; i la de després, un altre més… i així cada nit durant moooolts i molts mesos.

La Turquesa, durant tot aquell temps, va ser tan feliç de poder compartir amb algú els seus somnis, que no pensava en res més. Però va arribar un dia en què es va adonar que havia deixat de compartir-los amb la seva família i els seus amics, que darrerament semblaven més tristos que mai… “Com he pogut ser tan egoista?”, va pensar. I aquell mateix vespre va parlar molt seriosament amb la Girafa Negra:

-No pot ser que nosaltres dues siguem tan felices imaginant, creant i somniant, i no compartim la nostra felicitat amb la resta de persones -li va dir-. Sé que hi ha un problema molt gros, perquè durant molt de temps vaig intentar que la gent entengués com és de meravellós deixar-se endur per la imaginació, però ningú no em volia escoltar… Així que hi he estat pensant molt i crec que tinc un pla. Però… m’hauràs d’ajudar, saps?

-I tant que t’ajudaré, Turquesa. Tu m’has creat i m’has fet feliç amb els teus contes. Com no hauria d’ajudar-te? T’escolto amb totes les meves orelles.

-Doncs això és el que farem.

I li va explicar el seu pla.

-Em sembla una idea fantàstica -va dir la Girafa Negra en acabar de sentir-la-. Si vols podem començar demà mateix.

-Sabia que ho diries! -va exclamar la Turquesa, somrient-. Començarem pels més tristos i avorrits, que són qui més ho necessiten. D’acord?

-D’acord.

I, al dia següent, la Turquesa va marxar a l’escola com cada dia, però en aquesta ocasió no ho va fer tota sola, perquè a la cartera hi duia amagat algú molt especial: la seva Girafa Negra.

La Turquesa tenia molt clar quines serien les primeres persones que es beneficiarien del seu pla: la directora de l’escola i la seva família, perquè estava segura que en el seu món no hi havia ningú tan trist i poc imaginatiu. Si el pla funcionava amb ells, funcionaria amb qualsevol.

A l’hora del pati, que en aquell món avorrit només durava deu minuts, la Turquesa va agafar la seva cartera i es va esquitllar al despatx de la directora sense que ningú la veiés, aprofitant que havia sortit a esmorzar les bledes bullides que portava cada dia dins un tàper. Vigilant de no fer soroll perquè ningú la descobrís, va tancar la porta amb molt de compte, va treure de la cartera el que semblava un rotllo de paper negre i el va desenrotllar.

-Uf! Ja era hora! -va fer en estirar-se la Girafa Negra després d’haver estat tot el matí enrotllada dins la cartera de la nena.

-Ho sento, Girafa… Ja saps que no hi havia cap altra manera de fer-ho.

-Sí, tranquil·la -va dir rient la fantàstica criatura mentre s’espolsava tot el cos.

-D’acord. Ja tens clar el que has de fer, oi que sí? -li va preguntar la nena.

-I tant. M’he d’amagar al maletí de la directora, esperar que em dugui a casa seva, ficar-me a sota del seu llit i, aquesta nit, quan ja estigui adormida, li he d’explicar a cau d’orella el conte més divertit de tots els que m’has explicat. Després faré el mateix amb la resta de la seva família i tornaré a ficar-me al maletí per tornar demà a l’escola.

-Sobretot vigila que no et vegin.

-No pateixis.

-T’esperaré demà a aquesta hora aquí mateix. Entesos? -va preguntar la nena, una mica preocupada per haver-se de separar de la seva amiga.

-Entesos -va respondre amb serenitat l’animaló.

Després es van acomiadar amb una forta abraçada; la Turquesa va tornar amb la resta de companys al pati i la Girafa es va esmunyir dins la cartera de la directora.

La nit va passar lenta i pesada per a la nena, que contínuament es despertava trobant a faltar la seva amiga i preguntant-se si tot li estaria anant bé.

Per fi va arribar el nou dia. La Turquesa va tornar d’amagat al despatx de la directora, va entrar-hi, i de seguida va veure la Girafa Negra que l’esperava.

-Com ha anat? -li va preguntar, nerviosa.

-Molt bé. Ni se’n va adonar. I tu, com l’has vist, a la directora? Has notat si ha fet algun canvi?

-Sí una mica; ja ha començat la metamorfosi! Aquest matí ha vingut a la meva classe i ha fet una ganyota semblant a mig somriure perquè al profe se li ha escapat un pet just quan ella hi ha entrat. Però crec que encara necessita una mica més de tractament… Què et sembla si aquesta nit hi tornes i li expliques uns quants acudits?

-Em sembla molt bé, però no me’n sé, d’acudits…

-Hmmmmm… És veritat, no te n’he explicat cap i ara no tenim temps perquè el pati s’acabarà de seguida… -La Turquesa es va quedar uns instants pensativa i, de sobte, va tenir una idea-. Ja ho tinc! Ara amaga’t a la meva cartera; vindràs amb mi i aquest vespre em portaràs a casa de la directora i li explicarem juntes els acudits. Segur que dona resultat!

I així ho van fer. I, com que la directora va arribar al dia següent a l’escola amb un gran somriure a la cara i va donar l’ordre de que el pati durés mitja hora en comptes de deu minuts, la Turquesa i la Girafa Negra van decidir aplicar el tractament a tothom, començant pels seus propis pares.

I nit rere nit, quan tothom era adormit, la Turquesa s’agafava ben fort al coll de la Girafa Negra, i juntes volaven per sobre de les teulades de la ciutat, s’esquitllaven a les cases sense que ningú se n’adonés, i explicaven a tothom a cau d’orella els seus millors contes i acudits. I, dia rere dia, les persones que fins aquell moment havien estat tristes i avorrides, començaven a imaginar i somniar, i alhora a somriure, sentir alegria, ser més optimistes i, fins i tot, riure amb grans i sonores riallades. I, a mida que més i més persones descobrien el poder dels somnis i de la imaginació, també eren més i més les que es contagiaven de la seva alegria.

A poc a poc, el món de la Turquesa va canviar. Al cap de tres anys del naixement de la Girafa Negra, totes les nenes i els nens tornaven a jugar, a imaginar-se aventures fantàstiques, a fer dibuixos de tots els colors de l’arc de Sant Martí, a cantar i a riure. Alguns adults fins i tot van ser també capaços d’inventar-se contes que explicaven als seus fills abans d’anar a dormir; d’altres, els més valents i agosarats, van arribar a escriure’ls, dibuixar-los, i fer-ne pel·lícules… I gràcies a la màgia de tots aquells somnis que s’explicaven els uns als altres, la gent era més feliç i el món més divertit.

Un vespre, mentre la Turquesa acabava les il·lustracions d’un dels contes que havia escrit, la Girafa Negra se li va acostar.

-Saps quin és aquest conte, Girafa?

La Girafa va mirar les pàgines escrites i la il·lustració que estava pintant la Turquesa, que representava una nena dibuixant una girafa negra.

-És la nostra història! -va respondre, tota sorpresa.

-Sí, ho és! Però… encara no sé com acaba -va dir la nena, amb un to de preocupació a la veu.

La Girafa va ajupir el coll i va recolzar el cap a l’espatlla de la Turquesa.

-Crec que sí que ho saps… Però que no t’agrada -va dir-li amb la seva veu profunda i suau tenyida de tristor continguda.

La Turquesa es va girar i va mirar fixament a la Girafa.

-No vull que marxis -li va dir, ja amb els ulls plens de llàgrimes i la veu trencada.

-Saps que ho he de fer. La meva raó de ser ja s’ha complert en aquest món -va xiuxiuejar la Girafa amb la veu ofegada, tot acaronant la nena amb el musell mentre ella l’abraçava pel coll i sanglotava.

Van estar així una estona fins que, a poc a poc, la Turquesa es va tranquil·litzar i es va deixar anar.

-Ja ho sé. Sempre ho he sabut -va dir-. Sempre he sabut que quan aconseguíssim fer somniar la gent hauries de marxar… Però em fa tanta pena…

La Girafa Negra no va parlar perquè tenia un nus a la gola i, és clar, amb una gola tan llarga, era molt difícil de desfer. De tota manera, no calia que parlés perquè la seva mirada ja ho deia tot. Senzillament, va tornar a acaronar la Turquesa per última vegada, va esbossar un somriure malenconiós però ple de felicitat, i es va enfilar a l’ampit de la finestra per marxar.

-Espera! -va cridar de sobte la Turquesa-. On aniràs?

La Girafa es va girar.

-Hi ha molts mons que necessiten la màgia de la Girafa Negra. Bé, en realitat, la màgia de la creadora de la Girafa Negra: la teva màgia, Turquesa. Buscaré la manera de que la descobreixin.

La nena va fer que sí amb el cap i va somriure. De fet, va pensar, gràcies als contes que havien compartit, que ara viatjarien més enllà, seria com si continuessin juntes per sempre.

-Bona nit, Girafa Negra -va dir, una mica més contenta, mentre feia adéu amb la mà lentament.

-Potser ens tornarem a veure, Turquesa. Mai no se sap -va respondre la Girafa. I va sortir volant mentre la Turquesa mirava com la seva silueta s’allunyava sota la llum de la Lluna.

LagirafaPintada
Ilustración de Daniel González Codes.
Despedida.
Ilustración de Daniel González Codes.

 

Sant Jordi 2017: maravillosamente agotador

¿Maravillosamente agotador?…

Pues sí, eso he dicho 😉

Veréis, como os podréis imaginar, es cierto que, después de tu jornada laboral habitual, estar en las tiendas o en los puestos durante dos, tres, seis horas, o las que haga falta, resulta agotador. La verdad es que al final ya no sabes si donde terminan las piernas tienes pies o qué, y la garganta se queda medio seca de tanto hablar, y llegas a casa a las tantas, y tienes que ir de aquí para allá, cada día a un sitio distinto, buscando itinerarios, haciendo malabarismos para que dé tiempo a todo, enredando a ese alguien incondicional para que te acompañe en coche cuando no da tiempo a ir en metro, y renuncias a esto y lo otro con tal de poder ir a las firmas o a lo que sea… Todo eso es cierto. Pero ¿sabéis una cosa? Merece la pena. Merece la pena por cada una de las personas con las que he tenido la suerte de charlar; merece la pena porque cada una de ellas vivirá la aventura, y será feliz perdiéndose entre las páginas del libro, y recordará a Weirdo y John durante meses, o años… Tal vez, incluso, durante toda su vida…

Firmando ejemplares en Sant Jordi 2017

Y esto, amigos míos, unido a todos esos momentos trepidantes, intensos, emotivos y sorprendentes que he vivido durante estos días, es lo que ha hecho de este Sant Jordi algo tan genial, tan maravillamente agotador.

A lo largo de estas semanas, nos hemos paseado por cinco librerías Abacus firmando ejemplares, nos han hecho una entrevista en Badalona TV, pasamos un día estupendo en los puestos de Edicions Xandri en Barcelona y Sant Cugat, y conocimos a montones de lectores y futuros lectores que ya están disfrutando o pronto disfrutarán de las aventuras de nuestros queridos Weirdo y John 😀

En fin, aquí os dejo con la crónica y las fotos y, mientras tanto, os deseo a todos un feliz post – Sant Jordi en compañía de todos esos libros que han llegado a vuestras manos para convertirse en una nueva aventura, para sumarse a vuestros recuerdos y pasar a formar parte de vosotros mismos… por siempre.

Y, ahora sí, ¡vamos allá!

Todos esos “John Watson” esperando a cobrar vida…
8 abril 2017

Es día 8 de abril, sábado por la tarde. Nada más llegar Carlos y yo a Abacus de Baricentro nos encontramos con unos dependientes de la librería que están colocando los ejemplares en la estantería principal. Qué chulos quedan todos ahí, con esas fantásticas ilustraciones de mi artistazo favorito, tan bien puestos ellos, esperando a cobrar vida en las manos de sus futuros lectores 🙂

Rápidamente preparo todo mi chiringuito sobre la pedazo mesa que han dispuesto en el punto estratégico de la tienda. La súper tablet con el tráiler en bucle; el altavocillo, para que la genial música de Raquel suene mínimamente como se merece; las tarjetitas caseras; los caramelos, el boli, el agua y unos pocos ejemplares para tener a mano… Ya está todo.

Carlos, que ha sido el mejor compañero posible durante la vorágine de estos días, se va a pasear por el centro comercial para distraerse, y… ¡empieza el juego!

Empieza el juego! Todo a punto para la primera sesión de firmas en Abacus de Baricentro.
8 abril 2017

Los lectores no se hacen esperar. Poco a poco la gente se va acercando. Grandes, medianos, pequeños… Algunos se van con su libro; otros no. Pero quienes se lo llevan tienen aseguradas unas horas de emoción de la buena. Hay algunas familias y, entre ellas, un par me aseguran que lo leerán en voz alta… ¡Qué gran decisión! Casi me emociona explicarles lo chulo que es compartir una historia como esta entre padres e hijos 😀

Las horas van pasando y los libros, volando. Tres vueltas completas han dado ya las minuteras en sus relojes cuando decido recoger tras una jornada de éxito. Al ir a despedirme, el encargado de la tienda me dice que podría ir cada sábado por la tarde… XD Agradecida, estrecho su mano y nos marchamos con muy buen rollo, deseando que llegue la semana fantástica de Sant Jordi.

Y la semana fantástica llega. Ya la tenemos aquí, con la agenda a tope, sin tregua, trepidante y prometedora.

Agenda Sant Jordi 2017

El primer evento, el martes 18 de abril, es en Abacus de Badalona. Llego un poco justa de tiempo a la tienda y… ¡Sorpresa doble! Mi amiga Esther ha venido a verme, ¡y la tele de Badalona también! ¡Uau! No me esperaba ninguna de las dos cosas.

Empieza el juego en Abacus de Badalona
Fotografía por: Esther
18 abril 2017

Como siempre, en la tienda me reciben estupendamente y me acompañan a la mesita que me han preparado. Mientras coloco el chiringuito, hablo con Esther y, muy pronto, casi antes de estar centrada y puesta en situación, se acercan los primeros lectores. Esther va haciendo fotos, la cámara de la tele va grabando a su bola, y llegado un cierto punto, me hacen una breve entrevista para el programa informativo del día siguiente.

Primeros futuros lectores en Abacus de Badalona
Fotografía por: Esther
18 abril 2017
Entrevista para la TV en Abacus de Badalona
Fotografía por: Esther
18 abril 2017

Después llega otra amiga a quien, desde hace muchos años, sólo he visto a través de Facebook… Me encanta que, gracias al libro, nos hayamos reencontrado 🙂

Para una amiga reencontrada 😉
Fotografía por: Esther
18 abril 2017

Y los lectores siguen viniendo. Y, aunque algunos tienen prisa, muchos de ellos se van súper contentos, con su ejemplar de “John Watson y el joven detective” firmado debajo del brazo. ¡Qué genial poder charlar con la gente y saber que pasarán un buen rato gracias a algo que tú has hecho! 😀

Pero la semana continúa. ¡Ya es miércoles y hoy tenemos programa doble! Menos mal que Carlos me teletransportará desde la tele de Badalona hasta Abacus Sant Andreu… Si no, no llegaba ni jarta vino.

La experiencia en la tele resulta estupenda. La verdad es que ésta es la primera vez que voy a un estudio de TV y todo me parece interesante… La maquilladora es simpática, y eso supone una buena ayuda para superar mi aversión al maquillaje XD

Maquillaje en TV de Badalona
19 abril 2017

Durante los siguientes pocos minutos, me dedico a enviar algunos mensajillos a mi familia y mejores amigas sobre cómo va la cosa. Pero enseguida me llaman. Un chico muy amable me acompaña y… ¡ya estoy dentro! En el plató, quiero decir. Hay dos escenarios, unos biombos con el logo del programa cubriendo toda la pared, cuatro cámaras (creo) y unas diez personas.

Logo Badalona 360
Imagen extraída de: http://www.teleb.cat/

El programa Badalona 360 es en directo. Entro mientras ponen la publicidad y el anterior entrevistado se va. Enseguida me colocan un micro y me conducen hasta una butaca. Me siento. Llega Toni, el presentador, y me explica que, cuando acabemos, tendré muy poquitos segundos para marcharme y ceder el puesto a los siguientes. A continuación, me hace alguna que otra pregunta sobre el libro para aclarar dudas que tiene; se nota que se ha preparado la entrevista y eso me gusta y me tranquiliza. Me tranquiliza, digo, porque estoy un pelín nerviosa. No mucho, pero sí un poquito, la verdad…

Ya está, ya entramos. Toni hace una presentación y dispara. Contesto. Creo que se me notan los nervios un poco porque en algún momento tartamudeo o digo una palabra por otra (jeje), pero enseguida, pasada esa primera pregunta, todo va sobre ruedas… En fin, ¿para qué os voy a contar? Miradlo vosotros mismos 😉

Finalmente, tal como me habían dicho, apenas acaba el presentador de concluir su despedida y la introducción al próximo espacio, cuando la chica del micro se acerca a mí, me ayuda a quitármelo, y me acompañan a la salida mientras los siguientes se colocan en las butacas. ¡Qué coordinación!

Bueno, para coordinación, la de Carlos, que cuando salgo del estudio ya está allí con el coche, esperándome para acompañarme hasta Abacus de Sant Andreu. Son las 18:40 y tengo que estar allí a las 19:00. Lo que digo, a esta hora punta, ¡¡es casi un teletransporte!!

Por supuesto, lo logramos. A las 19:02 entro por la puerta de Abacus. Justito pero in time 😉 Ya tienen la mesa preparada, y los libros. Bueno, libros, los que les quedan, porque a lo largo del último mes han vendido la mitad de los que pidieron, y parece que algún problema con el distribuidor ha hecho que, de momento, no les hayan llegado más… Cosas del directo.

Preparada en Abacus de Sant Andreu
19 abril 2017

Además, resulta que, al ser más tarde de lo habitual (en la tienda accedieron muy amablemente a retrasar la hora de inicio de la sesión a causa de la entrevista en la tele), no tenemos muy buenas persepectivas porque la mayoría de los clientes han venido entre las seis y las siete… Pero oye, que no nos vamos a venir abajo por tan poca cosa 😉 A pesar de todo esto, y de que yo me siento rarísima con el maquillaje todavía puesto, la tarde acaba razonablemente bien; algunos lectores se van felizmente a sus casas, con sus ejemplares firmados, dispuestos a disfrutar a tope, y otros tomaron buena nota del título con intención de esperar a comprarlo el mismo día de Sant Jordi 😀

Y vamos a por el jueves 20. Tocaban firmas en Abacus Illa Diagonal.

Camino a Abacus Illa Diagonal
20 abril 2017

Llegué bien de tiempo (de vez en cuando lo consigo). Dando un paseo por la tienda vi que los diez libros, que habían conseguido por los pelos, estaban en una buena estantería. Pero no había un minuto que perder; enseguida me pusieron la mesita y… ¡Adelante!

De esa tarde recuerdo con especial cariño a cuatro futuros lectores: por una parte, unos hermanos y su madre que tenían tanta ilusión que hasta se quisieron hacer una foto conmigo; y por otra, una niña procedente de Venezuela, que está viviendo aquí con su tía mientras sus padres siguen en su país de origen. Por supuesto, espero que todos ellos (y los demás) pasen muy buenos momentos con Weirdo y John, pero muy especialmente esta última niña de la que he hablado. Espero que la valentía de nuestros queridos protas le ayuden a seguir siempre adelante, como ya está haciendo. ¡Un abrazo muy fuerte lleno de energía y cariño para ella!

Y así, poquito a poco, llegamos a la última de las sesiones de firmas pre – Sant Jordi: día 21, viernes, en Abacus Fabra i Puig.

El chiringuito en Abacus Fabra i Puig
21 abril 2017

Sé que ya lo he dicho en otras ocasiones pero, de verdad, lo de esta tienda… es que no es normal. Me siento como en casa; el equipo de profesionales es absolutamente fuera de serie; el público es numerosísimo e irradia verdadero interés por la lectura en general, de manera que resulta un verdadero placer charlar con ellos. Y… bueno, supongo que como consecuencia de todo lo anterior, los libros vuelan. Desaparecen del montón de la mesita a un ritmo que casi asusta, igual que pasó en Navidad.

Equipazo de profesionales de Abacus Fabra i Puig
21 abril 2017

De esta tarde, por cierto, también tengo un recuerdo especial: el de una maestra a quien le encantó “John Watson y el joven detective”. Me pide que se lo dedique a todos sus alumnos que, según me dice, son grandes lectores. Así que espero que esos y esas jóvenes del colegio Ramón Llull ya estén disfrutando a tope de las aventuras de Weirdo y John 🙂

¡Y, por fin, llega el gran día!

Libros en el puesto de Barcelona de Edicions Xandri
23 abril 2017

La mañana, en Rambla de Catalunya, con Edicions Xandri y… ¡una novedad!: Dracmaycat Edicions, responsable de la publicación de un libro que, cuando me lo propusieron, me pareció tan descabellado que no me pude resistir: Sherlock & Dragon.

Doragon, de Sherlock and Dragon
23 abril 2017

Os explico. Se trata de una colección de ocho relatos cortos, escritos cada uno de ellos por un autor diferente, y en los que aparecen, obligatoriamente, estas dos figuras: Sherlock Holmes y un dragón. Y, a partir de aquí, sí que se puede afirmar que en la variedad está el gusto, porque hay historias para todos: más serias y más divertidas; más fantásticas y más realistas; más modernas y más clásicas… y, además, ambientadas en distintos lugares del mundo. Por lo tanto, es casi seguro que alguna de ellas te guste 😉 Ah, por cierto, la mía es la que está en el mismísimo corazón del libro, y se titula “Doragon”. No os digo más.

Mis dos criaturitas 🙂
Fotografía por: Esther
23 abril 2017

El caso es que, como veis, ya hay otra criaturita entre mis brazos para pasar este fabuloso día de Sant Jordi, una jornada que tengo el placer de compartir con familia, amigos, lectores, autores… ¡Qué ilusión volver a estar allí, en el puesto! Y, más todavía, viendo la Rambla a rebosar de gente, y que algunos de ellos (no pocos) se detienen ante nosotros, preguntan por los libros y los ojean. En un momento dado, casi me estreso: un no parar de gente quiere conocer a “John Watson y el joven detective” y llevárselo firmado… Alucinante. Aquí tenéis algunas imágenes del día.

En el puesto de Rambla de Catalunya
Fotografía por: Pa
23 abril 2017
Visita sorpresa de Esther 🙂
Fotografía por: Anna
23 abril 2017
Firmando sin parar
23 abril 2017
Futuras lectoras que se quisieron hacer una foto conmigo 🙂
Fotografía por: su familia
23 abril 2017
Mano a mano con otros autores 😀
Fotografia por: Mayte
23 abril 2017
Junto al ilustrador y otro de los autores de Sherlock and Dragon
Fotografia por: Mayte
23 abril 2017
Los libros de Xandri en el puesto de Barcelona.
Fotografía por: Esther
23 abril 2017
Los dos editores de Edicions Xandri en el puesto de Sant Cugat
Fotografia por: Edicions Xandri.
23 abril 2017
Los libros de Edicions Xandri en el puesto de Sant Cugat
Fotografia por: Edicions Xandri.
23 abril 2017
En el puesto de Sant Cugat
Fotografía por: Antimea Ravarotto, autora de La història de la Valentina
23 abril 2017

En fin, ¿qué más os voy a contar? Que hay pocas cosas más gratificantes para una escritora que lo que he estado haciendo durante todos estos días, y que espero poderlo repetir muuuuuuchas más veces, con este libro o con otros. Por todo ello, amigos míos, aquí seguiré, al pie del cañón, para que cada vez seáis más los que compartáis esta gran aventura, y para que, algún día, podáis leer las demás historias de Weirdo y John, porque… ¡El juego continúa!

Un añito de John Watson y el joven detective

Los momentazos; las imágenes y sentimientos que más me han marcado y emocionado a lo largo de los primeros doce meses de John Watson y el joven detective; las presentaciones, vuestros comentarios, vuestra compañía…

Más de 60 fotos, menos de tres minutos… ¡y todo un año lleno de aventuras!

Difícil ha sido, os lo aseguro, seleccionar las fotos; y más difícil todavía será olvidar todos esos momentos.

 

John Watson y el joven detective en la Lliberia Girafa Negra

El hecho de montar una librería hoy en día , ya de por sí, me parece una acción valiente. Pero si, además, se trata de una especializada en literatura infantil y juvenil, semejante atrevimiento pasa a convertirse en una heroicidad.

John Watson y el joven detective en la Llibreria Girafa Negra.
29 abril 2016

Hace un par de años apareció en Badalona la única librería de estas características que posee la ciudad: la Girafa Negra. Carlos y Jo, sus intrépidos fundadores, hicieron que el ratito que pasé junto a ellos la tarde del día 4 de enero, con los Reyes Magos ya en línea de salida, fuera tan entrañable como la fecha requería.

Por supuesto, fue un gran placer hacer partícipes de un poquito de la esencia de John Watson y el joven detective a todos los lectores que acudieron, siempre con el deseo de que se convierta para todos ellos en una aventura que merezca la pena recordar y compartir <3

Presentación de John Watson y el joven detective en la Girafa Negra
4 enero 2017
Una servidora en plena presentación.
4 enero 2017

Pero, por si esto hubiera sido poco, la guinda de la tarde, un sorpresón que no me esperaba ni de lejos, llegó cuando vi entrar a mi querido amigo Andrés, que se presentó sin previo aviso 😀

Con mi amigo Andrés.
4 enero 2017

En fin, como siempre, no puedo hacer otra cosa que agradecer la tarde que me regalasteis entre todos. De corazón, gracias.

Abacus de Fabra i Puig, Barcelona: una librería llena de grandes lectores y excelentes profesionales.

Desde que, hace más de un año, se publicó John Watson y el joven detective, ya hemos pasado por unas cuantas presentaciones, charlas, sesiones de firmas y encuentros con los lectores. Por supuesto, en todas ellas he disfrutado muchísimo hablando con aquellas personas que ya conocían o querían conocer a Weirdo y John.

Este pasado día 23 de diciembre, en Abacus Fabra i Puig de Barcelona, tuve la oportunidad de volver a vivir una de esas experiencias que no olvidaré jamás gracias a dos elementos. Uno de ellos, sus profesionales.

Abacus de Fabra i Puig.
15 diciembre 2016
Lugar privilegiado para John Watson y el joven detective en Abacus Fabra i Puig.
15 diciembre 2016

Desde el minuto cero, cuando unos días antes pasé por la tienda, las personas que trabajan en ella me acogieron con extraordinaria ilusión y amabilidad. El interés que mostraron por la obra, la rapidez y eficacia en la puesta en marcha de la presentación, el acogedor rinconcito que me prepararon… Todo fue a pedir de boca, y no puedo hacer otra cosa que agradecer su dedicación y calidez.

El rinconcito para la presentación
23 diciembre 2016
Con los libros tan bien colocaditos y todo…
23 diciembre 2016

Sin embargo, eso no fue todo; hubo algo más que me llegó al corazón, que me sorprendió y cautivó… En efecto, estoy hablando de los lectores. ¡Qué cantidad de jóvenes! Creo que en ninguna otra ocasión me había encontrado en una librería con un número tal de chicos y chicas tan interesados por la lectura, que me hicieran semejantes preguntas, y que tuvieran esa avidez por devorar páginas. Me encantó explicarles de qué va la novela y cómo son sus personajes, y también escuchar sus comentarios sobre otros libros que han leído, sobre sus gustos y aficiones… Gracias a ellos, a lo largo de la tarde se sucedieron sin interrupción situaciones de lo más agradable y divertido, hasta que, ya casi a la hora del cierre, llegó el grupo que puso la guinda a la jornada: nueve estudiantes de bachillerato, acompañados por otro de primaria, se dejaron caer en los pasillos de narrativa juvenil, y dejaron en mí una profunda e indeleble huella gracias a su curiosidad, su interés, su inteligencia y sus ganas de leer y aprender. No sé cómo se llaman, ni en qué instituto estudian, pero sí sé que no olvidaré fácilmente aquel ratito que pasé con ellos 🙂

Ya no me enrollo más. Sencillamente, gracias a todos los que lo hacéis posible <3