Archivo de la categoría: John Watson y el joven detective

John Watson y el joven detective incluye las dos primeras aventuras de sus protagonistas, Weirdo y John: El misterio de los niños desaparecidos, y El misterio del internado.
En esta categoría podrás leer acerca de la gran aventura que supuso editar y publicar el libro, así como disfrutar de las fotografías y posts sobre las distintas presentaciones.
Para más información sobre la obra en sí, puedes visitar el inicio del blog.

Presentación en Matarraña negra: el vídeo

La presentación en el festival Matarraña negra 2016 fue breve pero intensa… ¡Una gozada! 😀

Si os interesa saber más sobre mi experiencia personal en esta negrísima feria literaria, no os perdáis la entrada… aquí 😉

Otoño: época de aventura

Estaba yo hace unas semanas paseando tranquilamente por ahí y pensando en lo rápido que pasa el tiempo, porque ya era noviembre, cuando, de repente, caí en la cuenta de algo:

– ¡Noviembre! -me dije a mi misma- ¡El mes en que Weirdo y John se conocen y empiezan sus aventuras!

Así que me dio un venazo y, para celebrar tan señalada fecha, me fui al Parque de Can Solei i Ca l’Arnús, que en más de una ocasión me ha servido de inspiración mientras escribía, a hacer unas fotillos otoñales. Algunas ya las he ido colgando en el Insta y en Facebook, pero no todas. Por eso, aquí os dejo el book completo, con las ya publicadas y las inéditas.

Noviembre: el mes en que empiezan las aventuras de Weirdo y John. 7 noviembre 2016
Noviembre: el mes en que empiezan las aventuras de Weirdo y John. Publicada en Instagram.
7 noviembre 2016

La siguiente foto me encantó. Para mí tiene un doble significado: por un lado, el otoño como época del año ideal para empezar a leer un libro, cuando ya se nota el fresquito y apetece recogerse; y, por otra parte, la metáfora de un camino con un final misterioso que vas descubriendo a medida que avanzas, como los libros.

Otoño: momento ideal para empezar a leer un libro... 7 noviembre 2016
Otoño: momento ideal para empezar a leer un libro… (Publicada en Instagram)
7 noviembre 2016

El parque y la luz matutina otoñal ofrecen montones de posibilidades fotográficas. Una no es precisamente lo que se dice una experta, pero desde luego me lo pasé bien experimentando y haciendo fotos con el móvil como una posesa XD

Sobre un árbol 7 noviembre 2016
Sobre un árbol (inédita)
7 noviembre 2016
Con un prado otoñal de fondo. 7 noviembre 2016
Con un prado otoñal de fondo (inédita)
7 noviembre 2016

En el mismo prado, al fondo del todo, hay una mansión abandonada. Su actual aspecto inquietante, destartalado y ruinoso me hizo pensar en el edificio del refugio de Weirdo…

La antigua mansión del señor Arnús. 7 noviembre 2016
La antigua mansión del señor Arnús (inédita)
7 noviembre 2016
Detalle de la fachada de la casa a ras de suelo 7 noviembre 2016
Detalle de la fachada de la casa a ras de suelo (inédita)
7 noviembre 2016

Una de las ventanas de la casa, con su reja oxidada y su visillo y cristales rotos, es demasiado tétrica como para no sacarle todo el jugo posible…

En la ventana (versión publicada en Instagram). 7 noviembre 2016
En la ventana (versión publicada en Instagram).
7 noviembre 2016
En la ventana (otra versión inédita de la publicada en Instagram). 7 noviembre 2016
En la ventana (otra versión inédita de la publicada en Instagram).
7 noviembre 2016
En la ventana (original inédita de la publicada en Instagram). 7 noviembre 2016
En la ventana (original inédita de la publicada en Instagram).
7 noviembre 2016
En la ventana II (inédita) 7 noviembre 2016
En la ventana II (inédita)
7 noviembre 2016
En la ventana II (original, inédita) 7 noviembre 2016
En la ventana II (original, inédita)
7 noviembre 2016
En la ventana III (inédita) 7 noviembre 2016
En la ventana III (inédita)
7 noviembre 2016
En la ventana IV (inédita) 7 noviembre 2016
En la ventana IV (inédita)
7 noviembre 2016

Todavía es un poco pronto para que haya mucho colorido otoñal, pero algunos rincones ya me obsequian con esas tonalidades marrones y rojizas que tanto me gustan…

Un bonito colorido otoñal. 7 noviembre 2016
Un bonito colorido otoñal. (inédita)
7 noviembre 2016

También me encanta el contraluz entre las ramas de los árboles.

Con el sol entre las ramas 7 noviembre 2016
Con el sol entre las ramas (inédita)
7 noviembre 2016

El parque también sería un lugar excelente para leer John Watson y el joven detective… 😉

Cualquier sitio es bueno para leer... 7 noviembre 2016
Cualquier sitio es bueno para leer… (inédita)
7 noviembre 2016

Hasta el agua parece otoñal, con sus hojas secas flotando y todo…

Agua otoñal 7 noviembre 2016
Agua otoñal (inédita)
7 noviembre 2016
Agua otoñal con el libro 7 noviembre 2016
Agua otoñal con el libro (inédita)
7 noviembre 2016
Misma agua otoñal con el libro... pero lloviendo 23 noviembre 2016
Misma agua otoñal con el libro… pero lloviendo (inédita)
23 noviembre 2016

Toda esta agua otoñal me recodó que las aventuras de Weirdo y John empiezan gracias a un pequeño accidente en un estanque, y no pude evitar las siguientes fotos:

En ocasiones, las aventuras más sorprendentes surgen de la forma más inesperada. (Publicada en Instagram) 23 noviembre 2016
En ocasiones, las aventuras más sorprendentes surgen de la forma más inesperada. (Publicada en Instagram)
23 noviembre 2016
En ocasiones, las aventuras más sorprendentes surgen de la forma más inesperada. (Versión II, inédita) 23 noviembre 2016
En ocasiones, las aventuras más sorprendentes surgen de la forma más inesperada. (Versión II, inédita)
23 noviembre 2016

El castillo me resultó casi tan tentador como el estanque, recordándome de inmediato, como ya lo había hecho en otros momentos, al internado.

Un castillo, un reencuentro inesperado, una nueva aventura: El misterio del internado. (publicada en Instagram) 23 noviembre 2016
Un castillo, un reencuentro inesperado, una nueva aventura: El misterio del internado. (publicada en Instagram)
23 noviembre 2016

Pero, amigos, el otoño toca a su fin, y da paso ya a una inminente Navidad. Cerramos, pues, esta etapa y esta entrada para abrir ya mismito otras nuevas. Por cierto, ¿sabíais que John Watson y el joven detective acaba precisamente a las puertas de la Navidad?  😉

 

Otro sueño hecho realidad: la segunda edición :)

Pocas palabras, hoy. Más que nada porque ya las dije todas en la anterior entrada, y tan solo me queda dejar constancia, con estas significativas imágenes,  de esta segunda edición que ya es una realidad palpable 100% 😀

Los primeros ejemplares que me llegaron. Octubre 2016
Los primeros ejemplares que me llegaron.
Octubre 2016

Allí los tenía, nuevecitos, recién salidos del horno, en mis manos, deseando llegar a los corazones de quien les diere vida leyéndolos…

Una vez desembalados, los contemplo con cariño y los hojeo… Huelen a nuevo, y eso me gusta. Por supuesto, no puedo esperar demasiado para mirar la página de inicio del segundo episodio (jejeje…) Creo que los de la primera edición pasarán a la historia como piezas de coleccionista 😉

La gran errata de la primera edición, solucionada. Octubre 2016
La gran errata de la primera edición, solucionada.
Octubre 2016

Se me ocurre poner mis dos ejemplares (los  míos míos que tengo en casa), el uno al lado del otro, y mirarlos… ¡Qué ilusión! Las aventuras de Weirdo y John llegarán ahora a más gente todavía 🙂

Primera y segunda edición. Octubre 2016
Primera y segunda edición.
Octubre 2016

Y esto no ha hecho más que empezar: ¡El juego continúa!

Hacia la segunda edición y… ¡Más allá!

Día 14 de septiembre de 2016. Son las 11:30 de la mañana. Este metro, que he tenido la fortuna de ir a coger, hace un ruido espantoso y me tengo que poner la música con los cascos para no acabar con dolor de cabeza. No me puedo concentrar para leer el libro que llevo, así que decido mirar el Whatsapp.

Mensaje de mis editores, de Xandri. Veamos………. ¡¡¡¡¿¿¿¿Quééééééé????!!!! El corazón me da un vuelco; noto que me pongo colorada y que la respiración se me acelera… ¡¡¡¡Se ha agotado la primera edición y vamos a por la segundaaaa!!!!

Captura de pantalla de Whatsapp: se ha acabado la primera edición y vamos a por la segunda!! 14 septiembre 2016
Captura de pantalla de Whatsapp: se ha acabado la primera edición y vamos a por la segunda!!
14 septiembre 2016

No sé cómo lo hago, pero consigo contenerme de empezar a dar saltos en medio del vagón. Habría sido divertido 😀 Sin embargo, decido de inmediato que tengo que compartir el notición con mi familia, mis amigos, mis compañeros, mis conocidos… ¡Todos!

Sonrío de oreja a oreja mientras, rodeada de las habituales caras largas del metro, contesto con presteza el alud de felicitaciones y muestras de alegría que me llegan en forma de píxeles a la pantalla del móvil…

Desde luego, la noticia me alegró el día… y la semana! ¿Tanta gente hay ya formando parte del mundo de Weirdo y John? ¿A tanta gente le está gustando algo que yo he escrito? OMG… ¡No me lo puedo creer!

Ahora, ya más centrada, aunque todavía con la emoción y la felicidad metidas en el cuerpo, me pongo manos a la obra… ¡En busca de las erratas perdidas!

Empiezan los preparativos para la segunda edición!! Ilustración (creada por José Luis Gutiérrez) que da incido al segundo episodio. Septiembre 2016
Empiezan los preparativos para la segunda edición!!
Ilustración (creada por José Luis Gutiérrez) que da incido al segundo episodio.
Septiembre 2016

Una vez más, gracias a todos los que lo habéis hecho posible <3 <3 <3

Éxito total en la Matarraña Negra.

En algunos momentos, cuando pensaba en encontrarme con todas las personas cuyos nombres se pueden leer en la imagen de aquí arriba, muchos de ellos escritores de renombre, me sentía un poco intimidada: mi John Watson y yo ahí, en medio de esas novelas tan negras y sus autores… La verdad es que creía que me sentiría un poco desplazada, tanto por ser novata en este mundillo, como por el hecho de que, si bien nuestro querido libro es “negro”, hay que añadirle la coletilla de “juvenil”.

Logo Matarraña Negra. Fuente: serretllibres.com
Logo Matarraña Negra.
Fuente: serretllibres.com
John Watson y el joven detective en Valderrobres. 25 agosto 2016
John Watson y el joven detective en Valderrobres.
25 agosto 2016

Sin embargo, todos mis temores resultaron felizmente infundados; para mi sorpresa y regocijo, durante el debate que tuvo lugar hacia el final de la tanda de presentaciones del viernes 26, la presencia de una obra de estas características acabó convirtiéndose en uno de los temas de interés!! 😀

Por cierto, no puedo continuar sin comentar que mi querida amiga Esther jugó un papel más que decisivo en la presentación. Thanks, my dear friend!!

Reflejo de todo ello fue el éxito a lo largo de la sesión de firmas que tuvo lugar el sábado por la mañana. No paré de charlar con lectores, autores, editores y miembros de la organización, entre otros, que se interesaban por John Watson y el joven detective. Disfruté de lo lindo con todas estas estupendas personas, y descubrí también otros libros muy atractivos como, por ejemplo, La Muerte Invisible, de Alberto Pasamontes, y Manguis, de Paco Gómez Escribano.

Cartel que he puesto delante de la mesa durante la jornada de firmas. 27 agosto 2016
Cartel que he puesto delante de la mesa durante la jornada de firmas.
27 agosto 2016
El ambiente general de la jornada de firmas. 27 agosto 2017
El ambiente general de la jornada de firmas.
27 agosto 2017
Justo antes de empezar... 27 agosto 2017
Justo antes de empezar…
27 agosto 2017
Con mi padre. El apoyo por parte de mi familia, y en especial de mi marido, ha sido crucial en esta jornada <3 27 agosto 2016
Con mi padre. El apoyo por parte de mi familia, y en especial de mi marido, ha sido crucial en esta jornada <3
27 agosto 2016
Charlando con los lectores :) 27 agosto 2016
Charlando con los lectores 🙂
27 agosto 2016
Nuevos amigos de Weirdo y John... Seguro que lo pasan en grande! :) 27 agosto 2016
Nuevos amigos de Weirdo y John… Seguro que lo pasan en grande! 🙂
27 agosto 2016
Firmando. 27 agosto 2016
Firmando.
27 agosto 2016
Con Alberto Pasamontes. 27 agosto 2016
Con Alberto Pasamontes.
27 agosto 2016
Con Paco Gómez Escribano. 27 agosto 2016
Con Paco Gómez Escribano.
27 agosto 2016
Mis ejemplares de Manguis y La Muerte Invisible. 27 agosto 2016
Mis ejemplares de Manguis y La Muerte Invisible.
27 agosto 2016

Siempre es una gran satisfacción saber que Weirdo y John entrarán en los corazones de nuevos amigos; que, durante unos días, se convertirán en sus compañeros; que se divertirán, sufrirán, se emocionarán, y triunfarán juntos… Pero cuando todo esto sucede en un entorno como el de estas dos jornadas, rodeada de gente amable que me ha hecho sentir como en casa, descubriendo incluso a personas mucho más cercanas de lo que habría podido imaginar,  y apoyada por esa estupenda familia que tengo, esa satisfacción se multiplica por mil, y hace de estos momentos una experiencia inolvidable.

Un merecido descanso en la mejor compañía, después de tan intensas jornadas :) 27 agosto 2016
Un merecido descanso en la mejor compañía, después de tan intensas jornadas 🙂
27 agosto 2016

El misterioso nombre de Weirdo.

ATENCIÓN: ESTA ENTRADA CONTIENE  SPOILERS.

Si todavía no has devorado John Watson y el joven detective, tal vez prefieras no seguir leyendo este post… por ahora 😉

En ese caso, puedes ir al inicio del blog y leer cualquier otro artículo que te apetezca!

Weirdo y John recreados con FaceQ, por Cristina y una servidora. Julio 2015
Weirdo y John recreados con FaceQ, por Cristina y una servidora.
Julio 2015

Dicho esto, vamos allá.

Una de las preguntas que últimamente más me habéis formulado los lectores ha sido cómo se me ocurrió el nombre de nuestro joven detective. No el apodo, Weirdo, sino el nombre: Ignatius Sidney Bell. Muchos ya habéis sospechado que no se trata de una elección casual, y habéis dado en el clavo. Pero ¿por qué ese nombre?

Hoy os desvelo el misterio, aunque quizás los más holmesianos hayan descifrado parte del enigma tan solo con mirar esta imagen…

El misterioso nombre de Weirdo. Fuente imágenes originales: wikipedia.org
El misterioso nombre de Weirdo.
Fuente imágenes originales: wikipedia.org

Sin embargo, incluso en tal caso, no todo quedaría resuelto 😉

Veréis, cuando empecé a escribir El misterio de los niños desaparecidos, no tenía muy claro cómo acabar de perfilar algunos aspectos de Weirdo. Por ejemplo, si sus orígenes serían sumamente humildes, como huérfano en las calles del Londres victoriano, o si, por el contrario, procedería de una familia acomodada. De hecho, el propio John no descubre la realidad sobre su amigo hasta casi el final de la historia.

No obstante, a medida que avanzaba en el relato, y el personaje iba mostrando su verdadera identidad, veía con mayor claridad que tendría que decidirme por la segunda opción y, por lo tanto, que necesitaría un verdadero nombre. Evidentemente, no podía elegir uno cualquiera; el  nombre de Weirdo tenía que constituir en sí mismo un tributo a las historias de Sherlock Holmes, a su autor y a su creación, puesto que éstas habían sido mi fuente de inspiración.

Dio la casualidad de que en aquel momento estaba leyendo un librito muy chulo que mi hermana me había traído de Londres: The World of Sherlock Holmes, publicado por Pitkin Guides. Y ahí fue donde encontré los ingredientes necesarios para formar el nombre de Weirdo, en tres de los personajes más importantes de la historia del Gran Detective.

Mi ejemplar de The World of Sherlock Holmes.
Mi ejemplar de The World of Sherlock Holmes.

No podía faltar, en primer lugar por supuesto, el creador del Gran Detective: Sir Arthur Ignatius Conan Doyle, más conocido como Arthur Conan Doyle. Desde el principio deseché la opción de Arthur, que me parecía demasiado obvia. Conan me atraía mucho porque tiene un puntillo así… “diferente”; pero, claro, me recordaba al Detective Conan. En cambio, Ignatius era ideal: tenía ese aire respetable y serio… era justamente el nombre que  unos distinguidos padres de la Inglaterra del siglo XIX pondrían a su hijo.

Sir Arrthur Ignatius Conan Doyle. Fuente: wikipedia.org
Sir Arrthur Ignatius Conan Doyle.
Fuente: wikipedia.org

Evidentemente, como buen inglés, Weirdo necesitaba un segundo nombre. Éste debería ser un poco más atrevido, incluso con algún toque que evocara cierto exotismo. Porque, por muy circunspectos y adustos que fueran sus padres, nuestro protagonista tenía que haber sacado de algún sitio ese ramalazo rebelde y aventurero.

Con esta idea en mente, y después de haber leído lo suficiente sobre la historia de Sherlock Holmes, no me costó nada decidirme por Sidney, en honor al genial ilustrador de las primeras publicaciones de los relatos Holmesianos: Sidney Paget.

Sidney Edward Paget. Fuente: wikipedia.org
Sidney Edward Paget.
Fuente: wikipedia.org
Una de las ilustraciones más emblemáticas de los relatos de Sherlock Holmes, por Sidney Paget. Fuente: wikipedia.org
Una de las ilustraciones más emblemáticas de los relatos de Sherlock Holmes, por Sidney Paget.
Fuente: wikipedia.org

(Por cierto, hablando de ilustradores, permitidme que haga un paréntesis para mencionar una vez más a mi querido amigo José Luis Gutiérrez, que tan bien supo captar la esencia de Weirdo y John, y plasmarla en las ilustraciones de la portada y del interior de John Watson y el joven detective. De nuevo, ¡gracias!)

Y ya sólo nos queda el apellido de Weirdo: Bell. Un apellido conciso y austero, perfecto para la familia de nuestro joven aventurero y que, además, perteneció a una persona también influyente en la creación de Holmes. Estoy hablando del doctor Joseph Bell, médico y profesor de la Universidad de Edimburgo, en cuyos métodos deductivos, aplicados a la medicina forense, se inspiró Doyle al definir algunas características su inmortal personaje.

Doctor Joseph Bell. Fuente: wikipedia.org
Doctor Joseph Bell.
Fuente: wikipedia.org

Y con esto, amigos míos, queda revelado el misterio 😉

¡Hasta la próxima! 😀

El Club Secret de Lectura… y sus jóvenes lectores!

Hace unos meses, buscando entre mis diversas idas de olla la forma de compartir las aventuras de Weirdo y John, fui a dar con un grupo de personas cuyo entusiasmo supera en mucho las exigencias del guión.

Se trata de un equipo de profesionales de las Biblioteques de Badalona y de los Serveis Territorials  que enseguida conectaron con el espíritu de nuestro querido libro, y tuvieron una genial idea para hacerlo llegar de una forma estupenda a los jóvenes lectores de nuestra ciudad: crear un club de lectura juvenil!

Cartel promocional del Club Secret de Lectura. Imagen gentileza de Biblioteques de Badalona.
Cartel promocional del Club Secret de Lectura.
Imagen gentileza de Biblioteques de Badalona.

Desde aquel primer encuentro en que surgió la propuesta, de entre una divertida lluvia de ideas, hasta el momento en que se hizo realidad, pasaron unas cuantas cosas interesantes, por ejemplo, la publicación en papel de John Watson y el joven detective con Edicions Xandri.

Pero, no me enrollaré con historias antiguas. Vamos a lo que importa: la maravillosa experiencia del Club Secret de Lectura de la Biblioteca Can Casacuberta y la Biblioteca de Lloreda.

Baner Club Secret de Lectura. Gentileza de Biblioteques de Badalona.
Baner Club Secret de Lectura.
Gentileza de Biblioteques de Badalona.

Sé de buena tinta que los chicos y chicas de los clubes se lo pasaron en grande durante las dos primeras sesiones, con un atrezzo muy acertado, unos carnés chulísimos, y una charla interesantísima la policía científica, entre otras cosas… Aquí tenéis algunas pruebas gráficas 😀

Atrezzo a punto para la primera sesión en la Biblioteca de Lloreda. Fuente: badabiblios.cat
Atrezzo a punto para la primera sesión en la Biblioteca de Lloreda.
Fuente: badabiblios.cat
Primera sesión en Can Casacuberta. Imagen gentileza de Biblioteca Can Casacuberta.
Primera sesión en Can Casacuberta.
Imagen gentileza de Biblioteca Can Casacuberta.
Carnés del Club Secret de Lectura. Imagen gentileza de Biblioteca Can Casacuberta.
Carnés del Club Secret de Lectura.
Imagen gentileza de Biblioteca Can Casacuberta.
John Watson y el joven detective en el Club Secret de Lectura! Imagen gentileza de Biblioteca Can Casacuberta.
John Watson y el joven detective en el Club Secret de Lectura!
Imagen gentileza de Biblioteca Can Casacuberta.
Visita de la polícía científica (Mossos d'Esquadra) al Club de Lectura de Lloreda. Imagen de badabiblios.cat
Visita de la polícía científica (Mossos d’Esquadra) al Club de Lectura de Lloreda.
Imagen de badabiblios.cat
Aprendices de detectives en el Club Secret de Lectura de Lloreda. Imagen de badabiblios.cat
Aprendices de detectives en el Club Secret de Lectura de Lloreda.
Imagen de badabiblios.cat
Aprendiendo a encontrar huellas dactilares en el Club Secret de Lectura de Lloreda. Imagen de badabiblios.cat
Aprendiendo a encontrar huellas dactilares en el Club Secret de Lectura de Lloreda.
Imagen de badabiblios.cat

He de reconocer que, antes de llegar, tanto a un club como al otro, tenía un poco de miedo escénico. Pensaba “¿les habrá gustado el libro? ¿Y si ninguno pregunta nada? ¿Y si no les hace ilusión conocerme?”… Pero todos mis temores se desvanecieron en cuanto empezamos a charlar. ¡Qué geniales todos! Inteligentes, sensibles, alegres, grandes lectores, ingeniosos y de mente inquieta… Flipé en colores con algunas de sus preguntas y observaciones, y me decía a mí misma: “¿cómo alguien tan joven piensa tanto? ¡Parecen “Weirdos” de carne y hueso!” 😉

Pero eso no es todo. Hubo algo que me emocionó muchísimo: ¡Algunos de ellos ya son escritores! Y una de las chicas del club de Can Casacuberta, incluso tuvo el detalle de regalarme dos de sus manuscritos, que me encantaron y guardo con muchísimo cariño. ¡Muchas gracias, querida lectora! ¡Que sepas que ya tienes una fan! 😉 ¡Y seguid todos así !

Uno de los manuscritos de la joven escritora :)
Uno de los manuscritos de la joven escritora 🙂

¡En fin! Ni que decir tiene el gran honor que supuso para mí saber que John Watson y el joven detective iba a participar de esta fabulosa aventura de una manera tan especial. Sin embargo, hay otro honor todavía más grande. ¿Os imagináis cuál? Pues haber pasado a formar parte de los recuerdos de estos jóvenes. A veces, cuando me pongo a pensar, me pregunto: ¿cómo recordarán ellos esta experiencia? Evidentemente, no puedo dar respuesta a esa pregunta, pero sí puedo decir que, durante toda la vida, tendré en mi corazón aquellas dos tardes en las que tanto disfruté con sus interesantísimas y sorprendentes preguntas, sus agudas ocurrencias, sus risas cautivadoras, sus chistes, y sus comentarios; para mí, todo ello supondrá siempre un poderoso estímulo  para seguir escribiendo.

¡Gracias Clubs Secrets de Lectura! <3

¡Gracias, jóvenes lectores! <3

¡Gracias, equipazo de profesionales! <3

 

Protegido: La banda sonora… completa ;)

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Música para una aventura.

27 de noviembre de 2013, 1:00 de la madrugada.

El frío de la noche y la inactividad física hacen estragos, obligándome a echar sobre mi cuerpo más capas de lo que aparentemente sería razonable. A mis espaldas, fuera del estudio, la oscuridad y el monótono silencio de la casa dormida me arropan con su manta de cálida intimidad. Mientras, las ideas se agolpan en mi mente, logrando apenas ordenarse lo suficiente para salir disparadas hacia el teclado a través de mis dedos, y plasmarse en forma de letras pixeladas.

En el silencio de la noche...
En el silencio de la noche…

Tras estas cuatro paredes todo está sumido en la nada del sueño nocturno. Sin embargo, en el interior del atestado cuarto, bajo la isla de luz de mi viejo flexo y el fantasmagórico resplandor de la pantalla, la aventura se despliega en todo su apogeo; los personajes corren, persiguen, huyen, piensan, luchan, gritan, deducen, pasan miedo, sufren, y también se divierten y ríen, a la vez que su amistad crece y se solidifica minuto a minuto, página a página. El repiqueteo de las teclas es constante, rápido e intenso… Pero no es el único sonido que hace palpable la tempestad emocional de la aventura.

La música. Implacable, inspiradora y vigorosa.  Melodías que irradian la fuerza necesaria para seguir el ritmo trepidante de la historia; notas que acompañan a los jóvenes protagonistas en los instantes más conmovedores, las hazañas más arriesgadas, y las risas más genuinas. Piezas de cuatro álbumes diferentes que, como un mosaico multicolor en el que todo encaja al contemplarlo en conjunto, me inspiraron a lo largo de tantos meses en los momentos más decisivos de estas dos historias.

Cuatro álbumes. Captura de pantalla de la lista musical John Watson y el joven detective, en Spotify.
Cuatro álbumes.
Captura de pantalla de la lista musical John Watson y el joven detective, en Spotify.

Ahora, por fin, tengo el placer de compartir con vosotros esta increíble y épica colección de 16  canciones, empezando por la primera de la lista, Arrival of the Birds que, tal como yo la siento, expresa mejor que ninguna otra el nacimiento y primeros pasos de la amistad entre John y Weirdo. Y luego… bueno, luego todas las demás, pertenecientes la mayoría a los dos volúmenes de The Greatest Videogame Music; unas para esos momentos dramáticos en que ambos se lanzan a la boca del lobo sin dudar, aun a sabiendas de a qué se van a enfrentar, poniendo en peligro incluso sus propias vidas; otras para esos pasajes en que los dos, con la inocencia propia de los niños que son, disfrutan de la emoción de la aventura y de los instantes de diversión que se les presentan; y, finalmente, las tres últimas de la lista, las que acompañaron…

Bueno, bueno, tranquilos, que no pienso spoilear a los que todavía no hayáis leído el libro. Mejor hacemos una cosa: os dejo el enlace a la lista de canciones (excepto las tres últimas) para que la podáis escuchar cómodamente en Spotify, y… ¡ATENCIÓN!, porque sólo aquéllos que hayáis acabado ya de leer John Watson y el joven detective podréis acceder a este segundo enlace donde encontraréis la “banda sonora” completa, ya que sólo vosotros seréis capaces de comprender el significado de sus canciones 😉 Para ello, tendréis que escribir la contraseña que se os pedirá al acceder al enlace, y que responde a esta pregunta:

¿Cuál es el último pensamiento de John al finalizar “El misterio del internado”?

 

 

El tráiler. ¿Cómo se hizo?

Hace unos días os explicaba la genial tarde que pasé con los jóvenes del colegio Lola Anglada. Pues bien, uno de ellos me hizo una pregunta interesante: “¿Cómo hiciste el tráiler?”. Y he aquí que me pareció una excelente cuestión, así que decidí que sería bueno explicároslo a todos.

Sin embargo, cuando empecé a escribir esta entrada, se me ocurrió una idea:  ¿Qué tal si, en lugar de pegaros un rollo patatero así a palo seco, fuerais vosotros mismos los que me preguntaseis lo que quisierais saber al respecto?

¡Había llegado vuestro turno! 🙂

Captura empieza el juego tráiler

* * *

(Una semana más tarde…)

Bueno, bueno, bueno… Os veo un poco tímidos… Perdón, a todos no, porque los alumnos del colegio Lola Anglada sí que me han hecho llegar una pregunta a través del correo electrónico (¡Muy bien, jóvenes! ¡Preguntar es de sabios! 🙂 ), y se trata además de una cuestión que dará pie a explicar muchas cosas, así que… ¡preparaos, que voy!

He aquí lo que quieren saber esos chicos y chicas:

¿En qué idea te basaste para realizarlo?

Pues bien, en primer lugar, he de decir que fue mi gran amiga, Esther, la que sugirió que debía hacer un tráiler de John Watson y el joven detective, y me lo propuso antes incluso de haberlo publicado en papel, cuando sólo existía como e-book; a ella, por su parte,  se le ocurrió la idea porque había visto el tráiler de otro libro que le había gustado mucho, “El nombre del viento“, y me lo envió para que lo viera.

Yo nunca había visto un tráiler de un libro, ni se me había pasado por la cabeza la posibilidad de que existieran; además, por descontado, no podía soñar ni tan siquiera con hacer uno como el que acabáis de ver, ya que -de momento al menos- no soy capaz de crear animaciones, ni tampoco tengo dinero para pagar a alguien que lo haga por mí.

Sin embargo, me parecía una ocurrencia genial. ¡Tenía que hacerlo! ¡Tenía que encontrar la forma de hacerlo! Sólo necesitaba dos cosas: imaginación, y ponerme manos a la obra. Bueno, y un poquito de ayuda también 😉

Para empezar, era imprescindible tener en cuenta la limitación de que no podría utilizar imagen en movimiento, sino que tendría que conformarme con una secuencia de fotos orquestadas con más o menos gracia y que expresaran los conceptos que yo quería. Por lo tanto, el guión no podría basarse en diálogos, como si fuera el tráiler de una película, sino que debería consistir en unas pocas frases lo más concisas y elocuentes posible y que, combinadas con las imágenes, transmitieran la esencia de la historia (la aventura, el misterio, la amistad), proporcionando a la vez unos datos básicos que ubicaran a los futuros lectores (la época, el lugar, los personajes).

"¿Quién podría enfrentarse a tan terribles amenazas?"
“¿Quién podría enfrentarse a tan terribles amenazas?”

Con esa idea en mente, no tardé ni una hora en tener listo el primer borrador de guión, incluyendo la descripción de las imágenes que acompañarían a la voz. Se lo envié a un par de personas de máxima confianza para que me dieran su opinión y, acto seguido, empecé con la parte visual.

Algunas de las fotos las podría sacar de Internet, o del mismo libro, ya que mi querido amigo José Luis Gutiérrez había dibujado en la portada y los interiores verdaderas obras de arte que expresan con por sí mismas la esencia de la historia, y Sergi Felip, el diseñador de Edicions Xandri, también había hecho un arreglo muy chulo de la cubierta; pero otras imágenes las iba a tener que crear yo misma, como la de Weirdo y John, o la de la jeringa…

Una de las imágenes sacada de Internet (wikipedia.org). Hospital de St. Bartolomew en el siglo XIX.
Una de las imágenes sacada de Internet (wikipedia.org).
Hospital de St. Bartolomew en el siglo XIX.
Una de las ilustraciones del libro, perteneciente a "El misterio del internado". Ilustración por José Luis Gutiérrez.
Una de las ilustraciones del libro, perteneciente a “El misterio del internado”.
Ilustración por José Luis Gutiérrez.

Para esto último, crear algunas de las imágenes, necesité un poco de ayuda, y resultó ser de lo más divertido. Era preciso tener muy claro el resultado final que quería conseguir, buscar el material necesario, montar el atrezzo o encontrar el vestuario adecuado, lograr la iluminación conveniente para cada caso… Y, una vez hechas las fotografías, editarlas.

Creando la imagen de la jeringa.
Creando la imagen de la jeringa.

Como podéis ver, la foto de la jeringa, las agujas y los frascos, la hicimos en el cuarto de baño (¿se os había ocurrido?); los motivos para elegir esa estancia fueron la luz y el fondo que quedaría. La jeringa (de cristal), las agujas y su caja pertenecieron a mi abuelo materno, así que son realmente bastante antiguas; de los dos frascos, el más pequeño contuvo en tiempos una esencia de limón que hice, junto a una de mis mejores amigas, en el laboratorio del colegio. Desde luego, los que hayáis leído ya el libro encontraréis que el puntillo de la esencia de limón tiene su gracia o, como mínimo, os sonará de algo 😉

Me encantó, por cierto, el efecto que consiguió Carlos al hacer la foto, con la punta de la aguja central bien enfocada, y el fondo borroso 🙂

"El peligro..."
“El peligro…”
Weirdo y John. "Dos niños..."
Weirdo y John. “Dos niños…”

Esta imagen de Weirdo y John fue de las más difíciles de conseguir.

Cabe decir que, tal como podéis apreciar en los títulos de crédito del tráiler, se trata nada más y nada menos que de mis hijos. El mayor, que representa a John, es Diego; el pequeño (la pequeña, en realidad), que representa a Weirdo, es Cristina.

Me iba muy bien que Cristina tuviera el pelo algo más largo, ya que así era descrito Weirdo en el libro, pero con esto no iba a ser suficiente para caracterizarlos; sería necesario hacer algunas cosillas más, a pesar de que sólo se vieran las siluetas. Por ejemplo: la ropa y los zapatos de Weirdo tenían que ser grandes, y debería llevar una bufanda; en cuanto a John, quedaría bien que contrastara un poco poniéndole los pantalones ligeramente pequeños. Por otra parte, ambos debían llevar zapatos con cordones, como corresponde a la época, y sería importante que las prendas fueran viejas para que la caída de la tela diera precisamente esa impresión de ropa muy gastada; si os fijáis, incluso se puede distinguir un roto en la rodillera derecha de John…

Creando las siluetas de Weirdo y John.
Creando las siluetas de Weirdo y John.

Como veréis, el estudio de fotografía no fue otro que el comedor de casa, y tuvimos que componérnoslas como pudimos para crear el efecto de contraluz necesario que facilitase después la edición de la imagen para convertirla en siluetas. ¡Ah! Y, si sois observadores, tal vez hayáis reparado en el detalle de que en la foto original Weirdo es más bajito que en la definitiva 😉

Y ya que hablábamos de las vestimentas, un detalle más: consideré importante también que las chaquetas fueran de punto, ya que, en esta otra imagen de aquí debajo, se iban a ver muy de cerca, y ese tipo tejido sería perfectamente compatible con la época.

"La amistad"...
“La amistad”…

Otro fragmento del tráiler que también me dio algún que otro quebradero de cabeza, fue el de “la intriga”, cuando se ve el ojo de Cristina. Es el único vídeo propiamente dicho de todo el montaje, y grabarlo conllevó alguna que otra dificultad, especialmente a la modelo, que tuvo que aguantar inmóvil mientras la flasheábamos un par de veces o tres con una linterna, hasta conseguir un buen primer plano de su pupila contrayéndose.

"La intriga..."
“La intriga…”

Finalmente, una vez tuvimos todas las imágenes necesarias, sólo quedaba montarlas todas juntas en una secuencia, utilizando un programa de edición de vídeo que Carlos me enseñó a manejar, y dándoles algo de movimiento, a la vez que las acompasábamos con la música.

Y esto nos lleva directamente al ese otro aspecto tan importante en cualquier “película”: la banda sonora. He de confesar que en este caso tuvimos mucha mucha suerte, ya que Carlos conoce a una excelente compositora, Raquel García Cabañas,  que nos permitió utilizar e incluso editar uno de sus temas que nos venía como anillo al dedo: Epic Trailer.

Ya sólo nos faltaba la voz. Y, bueno, aprovechando que una servidora hace sus pinitos como actriz de doblaje, pude grabar yo misma en casa las frases del guión, con el programa gratuito de edición de audio Audacity, e incluirlas posteriormente en el montaje de vídeo.

Poniendo la voz.
Poniendo la voz.

El resto del proceso, bueno, ya os lo podéis imaginar… consistió sencillamente en subirlo a YouTube y… ¡publicarlo! 😀

Ahora, echando la vista atrás, el recuerdo que me queda de la semana que tardamos en realizarlo es estupendo; siete días intensos, divertidos, y entretenidísimos, durante los cuales pusimos a prueba nuestro ingenio, creatividad y, muy especialmente, nuestra capacidad de trabajo en equipo. El resultado final, teniendo en cuenta los medios de que disponíamos, fue bastante bueno, en mi opinión… Y a vosotros ¿qué os parece? 😉