“¿De dónde te sacas todo esto?” (O ¿Por qué escribo?)

¿Cuántas veces me han hecho esa pregunta desde que empecé a compartir con amigos y familiares las historias de mis queridos Weirdo y John? No las he contado. Pero, en cualquier caso, el número no tiene la más mínima relevancia; sencillamente, han sido muchas.

Por este motivo decidí, hace ya algún tiempo, explicaros de dónde me viene a mí todo esto de escribir, así como mi afición por los personajes de Sherlock Holmes y John Watson.

Empezaré por lo primero.

Los cuentos de la Chacha. Empezando a estimular mi imaginación... Invierno de 1976
Los cuentos de la Chacha.
Empezando a estimular mi imaginación…
Invierno de 1976

La cosa se remonta a mi más tierna infancia, cuando, antes de empezar a crear e imaginar de forma consciente, escuchaba embelesada los cuentos que me explicaban mi tía, la “Chacha”, y mi abuela paterna, la “Yaya Eulalia”. Tal vez fueran ellas, sin saberlo, las primeras precursoras de que mi imaginación se convirtiera, más adelante, en una parte tan importante de mí… No puedo evitar, por lo tanto, agradecerles todos aquellos ratos que pasamos en el mundo fantástico de los cuentos 🙂

De este modo, desde que recuerdo tener uso de razón, aun antes de empezar a ir a la guardería a los cuatro años, ya encuentro, en los rincones más recónditos de mi memoria, la existencia de historietas que rondaban por mi mente.

Póster de La Guerra de las Galaxias, Episodio IV Imagen extraída de http://illusion.scene360.com/movies/51091/best-star-wars-movie/
Póster de La Guerra de las Galaxias, Episodio IV
Imagen extraída de http://illusion.scene360.com/movies/51091/best-star-wars-movie/

Y recuerdo con total claridad, además, que algunas de ellas giraban en torno a la película de La Guerra de las Galaxias, que mis padres me llevaron a ver al cine a la edad de 3 años (me enorgullezco de ser una de las pocas personas de mi edad que la vieron en la gran pantalla cuando se estrenó 😀 ), y que, no sólo me encantó, sino que me marcó profundamente. En estas figuraciones que componía secretamente en mi cabeza, Luke Skywalker era mi amigo y ambos luchábamos contra Darth Vader…

Vamos, que como podéis comprobar, lo de imaginarme historias venía conmigo, en el lote, y crecía también conmigo.

Johan y Pirluit Foto hecha directamente a uno de mis cómics de cuando era pequeña.
Johan y Pirluit
Foto hecha directamente a uno de mis cómics de cuando era pequeña.

Más adelante, tal vez con unos seis años, empecé a soñar despierta con otros personajes, tales como Los Pitufos y Johan y Pirluit, por ejemplo. Y, posteriormente, ya con ocho años, recuerdo haber escrito mi primer cuento, con personajes totalmente originales.

¿Qué no daría yo por recuperar aquel primer manuscrito, ilustrado también de mi propio puño?

Pero hoy no me voy a enrollar más; otro día os explicaré de qué iba aquel primer cuento, y os enseñaré, además, como primicia mundial, alguna imagen de la segunda historia que escribí e ilustré, que ésa sí la he encontrado.

¡Hasta entonces! 😉

 

5 pensamientos sobre ““¿De dónde te sacas todo esto?” (O ¿Por qué escribo?)”

  1. Pili, genial poder leer también por escrito lo que más o menos hablaste en el vídeo… Súper interesante, de verdad. Sin duda lo tienes innato… Es un gran don que puedes compartir y de hecho lo estás compartiendo. Gracias.

    1. jejeje… Gracias a ti, amiga mía. No sé si es un don o qué, pero de verdad que disfruto muchísimo compartiéndolo 🙂
      Para mí, y a pesar de toda la historia anterior que estoy explicando, esto de haberme puesto a escribir en serio ha sido toda una aventura, algo nuevo y casi inaudito; es como “¡Uau! ¡He creado algo que parece que le gusta a la gente!”, y este sentimiento me lleva a reflexionar sobre el origen de todo ello y, por supuesto, a compartir mis pensamientos y emociones al respecto.

  2. Como de costumbre una entrada muy inspiradora, mis padres también me llevaban al cine cuando era niño y, ya en mi adolescencia el ver “Star Wars” me impresionó. También empecé a leer siendo niño, comencé con comics, seguí con las novelas de Enid Blyton y, bueno, creo que todos los que hemos empezado a leer desde nuestra infancia hemos empezado más o menos igual.

    Saludos.

    Sergi.

    1. Sí, supongo que todos debimos empezar por ese tipo de lecturas. Para mí Enid Blyton fue también una gran fuente de inspiración; de ello hablaré seguramente en mi próxima entrada.
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *