Artículo en Wikipedia: un pequeño fracaso… por ahora

Pues sí. Lo habéis adivinado. No todo podían ser éxitos y maravillas. Algún día tenía que llegar algún “fracaso”, y ese día fue el 30 de enero de 2017, cuando colgué mi flamante artículo sobre John Watson y el joven detective en Wikipedia y, al cabo de tan solo un par de horas, descubrí que lo habían eliminado sin piedad.

La verdad, fue como un jarro de agua fría. ¡Con lo que me había costado! ¡Con todo el tiempo que había dedicado yo a leer las normas de publicación y las instrucciones! Y van y me lo borran 🙁

En fin, la explicación que me dieron fue que yo misma no podía escribir sobre mi propio libro y que, además, al no ser todavía un libro famoso, no se puede considerar que el artículo tenga interés enciclopédico :/

¿Qué se le va a hacer? Ellos se lo pierden (risa malvada). Pero, oye, que en la Wikipedia no lo quieran no quiere decir que no vaya a ver la luz. Ahora mismo, con todos vosotros… ¡El artículo enciclopédico de John Watson y el joven detective! 😀

John Watson y el joven detective 


“John Watson y el joven detective” es una novela negra juvenil escrita por la autora española Pilar María Esteras Casanova, y publicada en diciembre de 2015 por Edicions Xandri. Agotada la primera edición, se publicó una segunda en octubre de 2016. El libro contiene los dos primeros episodios de los cuatro que componen la saga completa: El misterio de los niños desaparecidos, y El misterio del internado. Los otros dos episodios todavía no han sido publicados.

 

Fotografía de un ejemplar de la primera edición de John Watson y el joven detective.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La obra, ambientada en la Inglaterra y Londres durante la Época victoriana, narra las aventuras de sus dos jóvenes protagonistas, Weirdo y John, durante la resolución de misterios y crímenes. Cabe destacar que a lo largo de los relatos aparecen múltiples referencias al Canon holmesiano (1).

Aunque es posible leer por separado cada una de las historias, la evolución de la amistad entre los dos personajes principales constituye un marcado hilo conductor que proporciona coherencia y continuidad a la cuatrilogía.

Argumento


Prólogo

Un anciano doctor John Watson encuentra casualmente entre sus viejas carpetas una caja de cartón que no recuerda haber visto anteriormente. Movido por la curiosidad, decide abrirla y descubre en su interior una pequeña colección de cuadernos que aparentan ser diarios de su infancia. En la cubierta del primero de ellos figura la siguiente inscripción: Weirdo y John en “El misterio de los niños desaparecidos”, por John H. Watson.

Emocionado e intrigado ante el hallazgo, y cautivado por la repentina remembranza del nombre de Weirdo, el doctor se enfrasca en la lectura de los antiguos manuscritos. A medida que avanza en la narración, rememora, conmovido, la profunda amistad que había compartido con aquel extraordinario y peculiar muchacho, tan solo comparable a la que le había unido al célebre detective Sherlock Holmes.

Tras pasar toda la noche en vela leyendo los distintos cuadernos, John Watson decide copiar todas aquellas crónicas infantiles y las presenta al lector con el deseo de que “(…)disfrutéis tanto leyéndolas, como yo lo hice al escribirlas.” (2).

Episodio I. El misterio de los niños desaparecidos

Siendo todavía un muchacho, John Watson debe abandonar, en contra de su voluntad, el ambiente rural en el que se ha criado para trasladarse a Londres junto a su padre, un eminente médico que mantiene una relación fría y distante con él. En la nueva casa de la ciudad, el protagonista no tarda en sentirse agobiado por la tediosa rutina y la soledad en las que vive sumido. Sin embargo, un inesperado y aparentemente banal incidente provoca un cambio radical en la vida del joven. Como consecuencia de dicho suceso, un harapiento y misterioso muchacho, que se hace llamar Weirdo, se presenta de improviso una noche en su habitación y le invita a convertirse en su ayudante para resolver un crimen al que la policía no ha prestado atención. Sin dudarlo un instante, John acepta encantado el reto, y decide escribir las crónicas de todo cuanto le suceda junto a su nuevo amigo.

A partir de ese momento, gracias a las pesquisas previas de Weirdo, a los conocimientos de medicina que posee John, y a las pistas proporcionadas por Kathy, una de las víctimas de los crímenes a quien consiguen salvar de una muerte segura, ambos muchachos se lanzan a la aventura enfrentándose a un perverso y desalmado criminal, y viéndose pronto inmersos en múltiples escaramuzas, investigaciones, desafíos y graves peligros, a través de las calles de Londres y los recodos más lóbregos del hospital de St. Bartholomew.

La gran amistad que empieza a forjarse entre los protagonistas, y el ingenio y la valentía de ambos, junto a un repentino giro en la acción final cuando ya todo parece perdido, lograrán desenmascarar al responsable de los crímenes, y acabar con sus atrocidades.

En el desenlace, se descubre que Weirdo no es un niño de la calle, tal como aparenta a lo largo de toda la historia, sino el hijo menor de una influyente familia, cuyo padre trabaja para el gobierno británico. Por otra parte, el doctor Watson comunica a su hijo que pronto ingresará en un internado. Apesadumbrado por la presunta certeza de que nunca más volverá a ver a su amigo, John llega  una noche al internado, y es conducido a su dormitorio por el conserje, que le informa de que su compañero de habitación será un niño que llegó el día anterior. Al entrar en el cuarto, John descubre que dicho compañero no es otro sino Weirdo.

Episodio 2. El misterio del internado

Algunas semanas después de haber resuelto su primer caso, y a falta de pocos días para Navidad, Weirdo y John se reencuentran inesperadamente en la habitación del internado en el que ambos acaban de ingresar. Enseguida, Weirdo propone a John recorrer a hurtadillas el colegio por las noches para inspeccionarlo en profundidad. Por supuesto, John acepta.

Durante sus incursiones nocturnas, sumidos en la inquietante oscuridad que reina en el antiguo castillo, los muchachos no tardan en descubrir algunos sucesos extraños y clandestinos, así como un arsenal cuidadosamente oculto entre los ancestrales muros del edificio, y del que parte un pasadizo secreto que conduce a una mina abandonada.

A medida que los días se suceden, ambos amigos profundizan cada vez más en sus investigaciones, y van conociendo a los distintos profesores y personal del colegio, entre ellos: el conserje, Lambert; el profesor de Ciencias, Joseph; el director, Charles Wood; y el profesor de Historia, George Scott.

Mensajes secretos en código Morse, experimentos químicos, letales galerías mineras anegadas de gases tóxicos, persecuciones entre las sombras y estalagmitas de una magnífica gruta, el secuestro de un hombre inocente, un antiguo teleférico que pende peligrosamente sobre un escarpado precipicio, y un improvisado viaje en globo, son algunas de las situaciones a las que tendrán que enfrentarse Weirdo y John antes de detener al retorcido malhechor que, oculto tras una falsa identidad, planea el inconcebible crimen que pondrá en peligro la vida de todos los habitantes del internado.

A la vez que la trama avanza y se complica, John descubre poco a poco el verdadero carácter de Weirdo, que se desvela a sus ojos como el de una persona excepcional, no tan solo por su increíble inteligencia, sino también por su gran corazón. Por este motivo, John se compromete consigo mismo a buscar la forma de ayudar a Weirdo a disfrutar la vida como cualquier otro chico de su edad, empezando por la nevada Navidad que se avecina.

Personajes


Protagonistas

John H. Watson

 Se trata del mismo personaje que años más tarde, en las obras de Arthur Conan Doyle, se convertiría en el ayudante del célebre Sherlock Holmes, tal como se especifica en el prólogo de la novela.

A lo largo de los dos relatos, John Watson es narrador y, junto a su amigo Weirdo, protagonista de las aventuras que ambos viven durante la resolución de los misterios.

Al inicio de la cuatrilogía, John es tan solo un jovencísimo e inocente muchacho, criado en una zona rural de Inglaterra, y huérfano de madre. Sin embargo, posee una serie de cualidades que le valen el respeto y la confianza de Weirdo, que lo describe como “curioso, fuerte, valiente (…)” y desesperadamente necesitado de vivir una aventura. Este último rasgo es debido, en parte, a la soledad que le agobia día tras día en su lujoso nuevo hogar de Londres, agravada por la fría y distante relación que mantiene su padre con él en un poco acertado intento de convertirle en un hombre. En cambio, según Jane, el aya de la casa de campo, la sensibilidad, valentía y fortaleza moral de John son fruto del estrecho vínculo que le unió durante la infancia a su difunta madre.

John posee algunos conocimientos de medicina que su padre le transmitía cuando, en numerosas ocasiones, lo llevaba consigo para que le sirviese de ayudante en su consultorio médico rural o en las visitas domiciliarias a sus pacientes. De aquellos momentos, el joven aprendiz de doctor guarda un grato recuerdo, así como un maletín con algún material sanitario básico que su padre le regaló a los ocho años de edad.

Gracias a estos conocimientos, a su bondad, sensibilidad e inteligencia emocional, y a la facilidad que manifiesta para hacer comentarios decisivos durante las deducciones de Weirdo, John se convierte no sólo en una pieza clave e indispensable para el joven detective, sino también en su mejor y único amigo, tal como acaba reconociendo éste a pesar de su sempiterna arrogancia.

Weirdo

Desde el principio de la saga, Weirdo se presenta ante el lector como un personaje enigmático, generándose ya en el prólogo la duda irresoluta de si podría tratarse en realidad de Sherlock Holmes. A lo largo del primer episodio, El misterio de los niños desaparecidos, en ningún momento el joven detective desvela datos sobre su identidad, respondiendo con evasivas si se le pregunta al respecto. Debido a su apariencia desaliñada y harapienta, y al hecho de que se aloja en el Lado Este de Londres, John llega a la conclusión de que se trata de un huérfano callejero increíblemente inteligente y poseedor de una energía desbordante que manifiesta especialmente cuando se encuentra en medio de la resolución de un caso.

Pero Weirdo también tiene limitaciones: su comportamiento arrogante y su marcada obsesión por la investigación criminal le hacen parecer en ocasiones falto de empatía y humanidad. Sin embargo, su amigo sospecha que esta actitud es tan solo una máscara tras la que se ocultan una sensibilidad y una bondad equiparables a sus aptitudes intelectuales, así como una gran necesidad de amistad y comprensión.

A pesar de que John acierta en la mayoría de sus conclusiones acerca de Weirdo, es sorprendido cuando, después de haber resuelto su primer caso, descubre que el joven detective no es lo que aparenta.

Durante la narración del segundo episodio, El misterio del internado, Weirdo desvela por fin su auténtico nombre, Ignatius Sidney Bell, y, en una muestra de confianza sin precedentes hacia aquel que se ha convertido en su mejor y único amigo, le explica su verdadera historia. 

Secundarios, por orden de aparición

El misterio de los niños desaparecidos
Jane 

Es el aya que se ha encargado de John desde la muerte de su madre, llegando a entablar con él una relación de amistad, más que de simple niñera. Se trata de una mujer joven, comprensiva y, por lo que se aprecia en su comportamiento, trabajadora e inteligente. Ella es quien consigue convencer a John de que mire con más optimismo su traslado a Londres, haciéndole notar que allí conocerá a personas interesantes, y recordándole que su madre habría deseado que apoyara a su padre en la decisión de mudarse. Después de la resolución del caso de los niños desaparecidos, John decide escribir a Jane para comunicarle que tenía razón: había encontrado a alguien interesante en la ciudad.

Doctor H. Watson

El padre de John se caracteriza por su profundo compromiso con la Medicina, y por sus rectísimas costumbres. Vive entregado a su profesión, que le sirve también para evadirse parcialmente del dolor por la pérdida de su esposa. Debido a esta última circunstancia, y a la creencia sobre las consecuencias negativas de permitir que los niños pasaran demasiado tiempo con sus progenitores, la relación que mantiene el doctor con su hijo es fría y distante. Sin embargo, ello no evita que, llegado el momento, sepa estar a la altura, reconocer en parte sus errores, y apoyar a John cuando realmente lo necesita.

Señora Watson

A pesar de haber fallecido un año antes del inicio de la historia, la madre de John es una persona decisiva en la vida de éste y en el desarrollo de algunos de los hechos narrados. Se trata de una mujer de fuertes convicciones y sólido carácter que, en un momento en que las esposas no debían contradecir a sus maridos y su opinión no era tenida en cuenta, es capaz de educar a su hijo según su propio criterio, a pesar de las críticas de su esposo por ello. Sin embargo, gracias a todo el tiempo que ella dedicó a la educación de John, éste se convierte en el estupendo muchacho que se muestra en la narración.

Kathy

Es la víctima que encuentra Weirdo moribunda durante sus investigaciones, y que proporcionará las pistas decisivas para que el joven detective y su ayudante puedan resolver el caso. Se trata de una niña de unos ocho años que sobrevive sola en las calles de los suburbios de Londres; como consecuencia de sus miserables condiciones de vida, a pesar de su corta edad, y una vez superado el trauma de la terrible experiencia del secuestro que había sufrido, muestra un carácter duro, desconfiado y muy autosuficiente.  

Doctor Scharner

El doctor Scharner es un médico brillante que hasta el momento había desempeñado su labor investigadora en Alemania, pero que se ha trasladado a Londres recientemente para continuar su trabajo en esta ciudad. En un principio, el propósito de sus estudios había sido curar la locura y, posteriormente, descubrir los efectos de determinadas drogas sobre la mente de seres humanos sanos.

Otros personajes

Policías, señorita Mary (aya de John en Londres),  Peter (mayordomo), Lucy (doncella), recadero, señor Smith (celador) y demás personal diverso del hospital, niño secuestrado, ratón.

El misterio del internado
Conserje Lambert

Se trata de un hombre tosco y poco cuidadoso que hace las veces de ayudante en las tareas de tipo administrativo y logístico del colegio. Durante sus clandestinas incursiones nocturnas por el castillo, Weirdo y John detectan un comportamiento extraño en el conserje que se convierte, a ojos de los muchachos, en sospechoso de estar realizando alguna actividad clandestina.

Profesor Joseph y profesor George Scott

Imparten las asignaturas de Ciencias e Historia respectivamente y comparten una profunda amistad mutua desde la infancia, así como algunas aficiones. Ambos se presentan ante el lector como hombres de notable inteligencia, aunque con personalidades en apariencia opuestas: Joseph se muestra en todo momento como una persona con un carácter serio y firme, aunque a la vez afable y comprensivo con sus alumnos, mientras que George mantiene con los estudiantes una actitud reservada, severa y distante. A pesar de estas diferencias, juntos forman un gran equipo y, gracias a ello, jugarán un papel decisivo durante el desenlace de la historia.

Director Charles Wood

Desde el principio es descrito por Weirdo como un hombre peculiar, aunque no sabremos mucho más acerca de él hasta bien avanzada la trama, cuando se descubrirá que este personaje encierra en sí mismo un gran secreto.

Otros personajes

Enfermera Helen, compañeros de John (Martin Bailey, James Abbey, Arthur Brook y Edward Freeman), Richard Wood, mozos de cuadra, Bill y Jack, personal y otros alumnos del colegio, familia de campesinos.

Contexto histórico


La Inglaterra victoriana (1837-1901) se caracterizó por una serie de vertiginosos y drásticos cambios sociales, económicos, científicos, tecnológicos, sanitarios y culturales, debidos en gran parte al proceso de industrialización. La migración masiva desde el ámbito rural hacia las grandes ciudades, junto con otros factores derivados de la Revolución Industrial, produjo una superpoblación en las urbes que, entre otras consecuencias, conllevó graves desigualdades sociales y problemas de tipo sanitario que afectaban especialmente a los sectores de población más desfavorecidos. Así mismo, la población disminuyó hasta extremos mínimos en las zonas rurales, haciéndose necesaria la importación masiva de materias primas para el abastecimiento en todos los sectores.

Era práctica habitual la explotación infantil en diversos ámbitos, especialmente a nivel laboral en minas y fábricas textiles, aunque también durante esa época se empezó a mostrar una cierta preocupación por la infancia, y se redactaron algunas leyes que protegían mínimamente a los menores.

En cuanto a los valores morales de la época, se regían por una serie de normas sociales caracterizadas por ensalzar el puritanismo, la disciplina, el dominio de los hombres sobre las mujeres, el ahorro, el afán por el trabajo y la fe religiosa, a pesar de que también reinaba una gran hipocresía en cuanto la moralidad, siendo muy numerosos los establecimientos clandestinos dedicados a satisfacer los vicios más mezquinos y despreciables.

A nivel mundial, el Imperio británico se hallaba en pleno apogeo, habiéndose convertido en el más importante durante casi todo el siglo XIX y principios del XX, y extendiéndose sus colonias por los cuatro continentes habitados. Los avances en la industria y el transporte fueron piezas clave para hacer posible esta expansión.

Antecedentes


Según declaraciones de la autora en su blog weirdoyjohn.com, la lectura durante su infancia de las novelas de Enyd Blyton, y más tarde, a lo largo de su juventud, de las obras de Arthur Conan Doyle, hicieron brotar en ella la pasión por los relatos de misterio y aventura, así como por los personajes de Sherlock Holmes y John Watson. Esta fascinación, junto a su imaginación y su facilidad para crear historias, la llevaron a empezar a escribir algunos cuentos desde muy temprana edad.

Sin embargo, no fue hasta bien entrada su madurez, cuando un cúmulo de circunstancias personales, unidas a la aparición de la serie televisiva Sherlock (BBC), la condujeron a escribir “John Watson y el joven detective”.

Los primeros en disfrutar las aventuras de los dos jóvenes investigadores de la Inglaterra victoriana fueron los hijos de la autora, cuyo entusiasmo, junto al aliento de otras personas allegadas, la animó a intentar su publicación. Por este motivo, en octubre de 2014, decidió autoeditar en formato digital “El misterio de los niños desaparecidos”, utilizando la plataforma Tagus.

Meses más tarde, el manuscrito del primer episodio fue aceptado por Edicions Xandri en abril de 2015. Posteriormente, la editorial y la autora acordaron incluir en el mismo libro el segundo episodio, “El misterio del internado”, saliendo ambos a la luz el 18 de diciembre de 2015 en un único volumen titulado “John Watson y el joven detective”.

Repercusión


Desde poco después de haber sido publicado, John Watson y el joven detective está siendo utilizado para iniciar clubes de lectura juvenil en las bibliotecas municipales de la ciudad de residencia de la autora (Badalona), y como libro de lectura obligatoria en algunos institutos. A su vez, ha sido incluido en la plataforma para el fomento de la lectura infantil y juvenil Xim i Xesca.

Se trata, por lo tanto, de un libro que, tal como ha explicado la autora en sus presentaciones, no sólo pretende entretener e inculcar el placer por la literatura, sino también educar, tanto al público juvenil, en una cultura del esfuerzo, la emprendeduría y la superación personal, como al adulto, plasmando la necesidad de que los niños y niñas puedan disfrutar de una vida menos influida por la tendencia sobreprotectora actual, de manera que dispongan de autonomía, de ocasiones para luchar por sus ilusiones y objetivos, y de capacidad de decisión aun a riesgo de equivocarse.

En octubre de 2016, diez meses después de su primer lanzamiento, apareció la segunda edición de John Watson y el joven detective.

Actualmente se ha empezado a trabajar en una próxima versión en catalán.

Referencias

(1) Brimacombe, Peter (2009). The world of Sherlock Holmes. Pitkin Publishing. ISBN 978-1-84165-224-5

(2) Esteras Casanova, Pilar María (2015). John Watson y el joven detective. Edicions Xandri. ISBN 978-84-943157-5-6

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *